Fuentes de financiamiento para la vivienda

¿Cuáles son las fuentes de financiamiento?

El valor de compra de una propiedad se puede pagar con recursos propios, recursos propios (pie o pago contado) más complemento de financiamiento y/o subsidio habitacional, o en su totalidad con financiamiento hipotecario, otorgado por una institución financiera. El subsidio habitacional es una ayuda que otorga el Estado a los sectores de menores ingresos, con el propósito de facilitar el acceso a la vivienda propia. Este subsidio tiene como objeto desarrollar algunas zonas urbanas específicas y se otorga para propiedades cuyo valor no supera las UF 2000.

¿Qué es el pie o pago contado?

Constituye el monto que se debe cancelar mediante recursos propios. Si la propiedad se financia con crédito hipotecario a través de letras hipotecarias, se requiere el 25%; si es mediante mutuos endosables el 20%. No obstante, el pie puede ser menor que estos porcentajes, ya que las instituciones financieras comúnmente otorgan créditos complementarios. Por otra parte, algunas inmobiliarias ofrecen modalidades de financiamiento que no requieren pie o pago contado. Existen dos modalidades de crédito hipotecario que permiten financiar hasta el 100%, como son los mutuos hipotecarios no endosables y el leasing habitacional.

¿Qué es un crédito hipotecario?

Es un préstamo que otorgan las instituciones financieras, para la compra de bienes raíces contra una garantía hipotecaria. En la garantía hipotecaria la propiedad es ofrecida como fuente de repago en caso que el deudor caiga en insolvencia, es decir, en una incapacidad de pagar su deuda. La hipoteca es el derecho que otorga el deudor a la institución financiera, sobre un bien raíz a objeto de garantizar el pago del préstamo.

¿Qué son los subsidios habitacionales estatales?

Son subsidios que otorga el Estado a los sectores de menores ingresos para facilitarles el acceso a la vivienda propia.. También se entregan subsidios con otros propósitos, como por ejemplo, aquellos destinados a desarrollar algunas zonas urbanas.

¿Qué es leasing habitacional?

Es un sistema de financiamiento de vivienda destinado a personas naturales. Este consiste en un contrato de arriendo, a un plazo previamente pactado, en el cual el arrendatario cancela cuotas mensuales que en su totalidad amortizan el valor de los bienes. Al finalizar el contrato, el arrendatario tiene la alternativa de adquirir el bien, cancelando la cuota de opción de compra, la cual, en la generalidad de los casos equivale a una cuota más del contrato.

¿Qué es un mutuo hipotecario endosable?

Es un crédito en dinero otorgado por una institución financiera. Se le denomina "endosable", ya que una vez pagado, el vendedor (la institución financiera que otorgó el mutuo hipotecario endosable) puede ceder dicho mutuo a terceros.

¿Qué son las letras hipotecarias?

La letra hipotecaria es un instrumento financiero que permite al banco tomar deuda a largo plazo para financiar la compra de viviendas, intermediando entre quien pide el crédito hipotecario y quien está dispuesto a colocar recursos para invertir en estas. (AFP, compañías de seguros, fondos mutuos y otros).

A través de las letras hipotecarias, el banco asume una deuda ante los tenedores de la letra (acreedores), los cuales deciden invertir en estos instrumentos. A su vez el cliente asume un compromiso con el banco y mediante este sistema, puede financiar hasta el 75% del valor de la propiedad.

¿De qué manera puede afectar al solicitante la diferencia entre mutuo hipotecario endosable y letras hipotecarias?

Mediante el sistema de mutuo hipotecario se asegura al adquiriente de una vivienda, la recepción del 100% del monto del crédito hipotecario pactado. La letra en cambio, puede ser vendida en el mercado secundario a un porcentaje inferior a su valor de emisión (valor par), que fue el ofrecido al deudor.

Estas letras son compradas por inversionistas, que dependiendo de la institución emisora, el momento económico del país y otros elementos de análisis, pueden comprar esas letras a un valor inferior a su valor de emisión, produciéndose así una pérdida que deberá asumir el deudor. A través de este modo de financiamiento, el deudor incurre en algunos costos adicionales de transacción, como por ejemplo, la comisión de venta del corredor de bolsa.